Monumentos de sal

por Laura
0 Comentarios

Bueno chicas! Por fin he encontrado un huequito para subir este post explicativo que tantas me habéis pedido: crear monumentos con sal!!

Cómo hemos disfrutado esta propuesta! Tanto a Luca como a mi nos ha maravillado y estoy deseando que vosotros podáis hacerlo también en casa con vuestros peques.

¿Qué necesitamos?

  • 3 medidas de sal ( las que queráis según la cantidad que pretendáis obtener). Nosotros utilizamos tres tazas grandes.
  • 1 medida de agua (1 taza)
  • Moldes de monumentos: podéis utilizar los que queráis pero tened en cuenta que los moldes de plástico liberan mejor la sal que los de cristal. Cualquier forma de molde puede valer pero las formas mas cuadradas son las más estables. Os dejo estes moldes que hace tiempo que tenemos y que son muy buenos tanto para la arena como para este tipo de propuestas.
Moldes para arena de monumentos
  • Colorantes alimentarios . Si no tenéis podéis utilizar témperas diluidas en un poquito de agua. De todos modos os dejo aquí un set de 16 colorantes alimentarios con colores fabulosos y que duran muchísimo.
Colorantes alimentarios
  • Pipetas .
8 Cuenta gotas de diferentes colores

¿Cómo lo hemos hecho?

Lo primero que hemos hecho fue mezclar la sal con el agua en un recipiente. Tenemos que mezclar bien hasta asegurarnos que toda la sal quede húmeda pero no encharcada. Por eso es importante ir añadiendo el agua poco a poco y ya vais viendo vosotras cuando parar.

Una vez hecho esto procederemos a echar la mezcla en los moldes de arena. Es importante que echéis bastante cantidad y que vayáis haciendo presión con los dedos o con una cuchara hasta que la la mezcla quede bien compacta dentro del molde.

Una vez la mezcla ya en el molde, debéis dejarla secar durante al menos 12 horas (aunque lo ideal es dejarla durante 24 horas si conseguís ser pacientes). A continuación procedéis a desmoldarlos sobre una bandeja o donde queráis pintarlos posteriormente y los dejáis secar otras 12 horas más ( 24 horas para los pacientes).

Cuando pase este tiempo, comprobad con el dedo que el monumento está duro y que no se deshace antes de proceder a pintarlo. Si se deshace, o es que habéis echado poca agua o necesita más tiempo de secado.

Una vez comprobado esto y si el monumento está duro, procederemos a pintarlo con los cuentagotas. Para ello diluimos unas gotas de colorante o témpera del color que queráis en un vasito con muy poca agua. Cuanta más témpera o colorante echéis, más fuerte es el color por lo que visualmente quedará mucho más bonito. Nosotros utilizamos 10 colores diferentes.

A la hora de colorear los monumentos es muy importante que lo hagáis con mucha delicadeza, sin que el cuenta gotas toque el monumento porque puede correr el riesgo de derrumbarse si no es muy estable.

Es alucinante ver como el color penetra en la sal y se va esparciendo creando un efecto visual impresionante!!

Una vez coloreados, toca volver a esperar otras 12-24 horas para que se sequen. Para los más impacientes, un final de infarto para esta actividad podría ser destrozar los monumento y jugar con la sal de colores, la cual es una actividad sensorial maravillosa. Para los que prefiráis esperar, simplemente dejadlos secar al sol y conseguiréis unos monumentos de sal duros y coloridos!

Os ha gustado??? Deseando estoy de ver vuestros monumentos! No dudéis en etiquetarme para poder admirarlos!!!

Biquiños y abrazos!!!

You may also like

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si quieres seguir descubriendo actividades y experimentos con Luca, estaría genial que aceptarais darle unas "cookies". Mientras se las come...os desea que paséis un buen rato navegando por aqui... Cómete mis cookies Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: