Que tal xentiña?? Cómo ha ido vuestra vuelta a la rutina después del parón de Semana Santa? (en caso de que lo hayáis tenido claro). Nosotros estupendamente! Estos días nos han valido de mucho para desconectar del mundo del trabajo, de las obligaciones, las pantallas y el estrés y conectar como familia. Y oye! No nos ha ido tan mal! Luca ha pasado una semana estupenda y casi no ha tenido ninguna rabieta (y las que tuvo fueron momentáneas y sin importancia). Y lo mejor de todo es que hemos regresado renovados, con ganas, buen humor y ganas de comernos el mundo… o por lo menos unos huevos de chocolate! jajaja

De eso va la actividad que os traigo hoy: elaborar huevos de Pascua.

Siempre me ha encantado esta festividad y desde que está Luca en nuestras vidas aún más. Parece que cuando hay peques, todo se intensifica y a lo que antes no le dábamos mucha importancia ahora lo disfrutamos como nunca. La Pascua es uno de estos casos! Recuerdo los días de Semana Santa cuando era pequeña, rodeados de celebraciones religiosas, ramos y películas de Jesucristo… vamos, no muy divertido!!! Pero ahora es diferente, parece que de cada celebración buscamos el lado mas «funny» para mostrar a nuestros peques y aprender de ello.

En este caso, hacía tiempo que queríamos hacer bombas de jabón caseras y hemos aprovechado esta festividad para hacerlas con forma de huevo de Pascua.

¿Cuales son los ingredientes?

Para una bola:

  • 100 gr de bicarbonato de sodio
  • 50 gramos de sal de frutas (o sal Epsom)
  • 50 gramos de maicena
  • dos cucharadas soperas de sal mineral
  • colorante alimenticio (yo usé los de tipo gel)
  • Aceites esenciales ( de almendras, lavanda, eucalipto, rosa mosqueta… y en cualquier caso también nos valdría aceite de oliva)

¿Cómo lo hemos hecho?

Primero hemos echado en un bol todos los ingredientes secos: el bicarbonato, la maicena, la sal de frutas y las dos cucharadas de sal fina. Una vez mezclado todo lo dejamos a parte y en otro bol mezclamos unas cucharadas de aceite de almendras ( o aceite de oliva en su defecto) con unas gotas de la esencia que vosotr@s queráis ( nosotros usamos esencia de lavanda, eucalipto, naranja y vainilla). A continuación vamos echando el aceite sobre la mezcla y mezclando bien ( os recomiendo que lo hagáis con las manos). Tened cuidado y no os paséis con el aceite, lo justo para que quede una especia de masa arenosa con la que podamos hacer una bola y que se deshaga fácilmente sin que quede pringosa de aceite. Finalmente añadimos el colorante y mezclamos de nuevo con las manos hasta que la masa adquiera el color deseado.

Finalmente solo falta elegir la forma que queramos y rellenar. Como os dije nosotros queríamos hacerlas con forma de huevo de pascua y compramos un huevo de plástico para ello.

Aquí comenzó la labor de Luca, rellenar el huevo con diferentes colores a su gusto. Os comento que a cada color le añadí unas gotitas de esencias diferentes: al color lila le añadí lavanda, al verde eucalipto, al naranja le añadí ralladura de piel de naranja y al amarillo esencia de vainilla.

Como veis en las fotos, hay que ir echando la masa poco a poco e ir aplastándola bien para que quede compacta y no se deshaga fácilmente. Una vez llenas las dos mitades del huevo (siempre llenamos más de la cuenta) cerramos el huevo y hacemos presión para que quede compacto. Abrimos el huevo con cuidado y desmoldamos.

Como solo habíamos comprado un molde de huevo lo que hicimos fue hacer varias bombas con el mismo molde y colocarlas en una bandeja en el congelador durante 2-3 horas. Si compráis varios moldes los podéis dejar en la nevera y los desmoldáis después de unas horas.

Una vez fuera del congelador ya tenían la dureza y consistencia propia de una bomba de jabón. Ese mismo día Luca se bañó con dos de ellas!!! Le encantó la sensación de ver cómo se iba deshaciendo el huevo debajo del agua y el color que iba adquiriendo esta según el huevo. Una pasada!!!

Os animo a que hagáis esta actividad con vuestros peques en casa. No necesitáis mucho para hacerla y el proceso y resultado es una maravilla! A los peques les encanta experimentar y sentir y esta actividad es TOP para ello!

Biquiños y abrazos!!!