Milucalocura

Juega, aprende y viaja con Luca

Piedras que cuentan historias

Hace mucho tiempo que estaba deseando probar esta actividad tan bonita con Luca. He visto a través de IG, cuentas de chicas y empresas que elaboraban historias a partir de piedras de río. Me pareció tan bonita, original y educativa la idea que me puse manos a la obra.

A la hora de elegir las piedras, es necesario que sean piedras de río puesto que son lisas y más fáciles de pintar. Como en Ourense tenemos el río Miño, pensé que no me iba a ser complicado encontrar las piedras en uno de los miles de paseos que damos con Drogo por sus orillas. Pero me equivocaba… teniendo en cuenta que estamos en invierno, el río lleva mucho caudal y es imposible encontrar alguna piedra.

Por lo que me decidí a buscar sitios por internet que las vendieran. Encontré un perfil de IG » imaginestones» que hacen maravillas. Ofrecen todo tipo de piedras con una gran variedad de dibujos y además, si os pasa como a mí que queréis pintarlas vosotros mismos, también venden las piedras sin pintar y de diferentes tamaños. Mi problema, que a la hora de hacer el pedido y pagar me daba problemas con el método de pago ( no aceptaba mi tarjeta). Me puse en contacto con ellos y como no me supieron dar una solución pues así me quedé, como estaba al principio, sin piedras.

Los que me conocéis sabéis que soy muy cabezota y como se me meta algo en la cabeza, tengo que conseguirlo como sea. Así que seguí buscando y acabé encontrando lo que necesitaba en Amazon.

Se trata de 20 piedras de vidrio blancas que miden aproximadamente 4x3x0,7 cm. y pesan sobre 17 gr cada una. El tamaño y peso perfectos para las manitas de Luca.

Una vez que me llegaron las piedras a casa, me entraron las dudas de cómo pintarlas. Mirando en varias páginas, recomendaban hacerlo o con pintura acrílica o con rotuladores permanentes. Teniendo en cuenta que hacerlo con acrílicas supone hacerlo con pincel, lo que me pareció super complicado debido al pequeño tamaño de las piedras requiere hacerlo con mucho cuidado y con todo detalle.

Así que quise evitar la posibilidad de que saliese un desastre de todo esto y me decidí por los rotuladores permanentes de colores. Buscando buscando, también encontré los ideales en Amazon. Se trata de un producto Basic de Amazon. Trae 20 rotuladores permanentes, de punta fina, no se borran con el agua, de secado rápido y no tóxicos. Ideales para dibujar sobre diferentes materiales entre los que se encuentran las piedras.

Confieso que tenía mis dudas con respecto a estos rotuladores, puesto que las piedras de vidrio no son como las de río, son suaves y con un acabado brillante lo que podía impedir que se mantuviese el color. Y qué equivocada estaba!!! Quedan perfectamente!!!!

A la hora de hacer los dibujos, tuve muchas dudas sobre qué dibujar. Tenía claro que fuera lo que fuese, quería que me ayudaran a estimular el lenguaje de Luca. Muchas seguidoras me disteis ideas: personajes de cuento, números, dominó…

No sé si sabéis, que estamos haciendo un curso sobre Educación para la Paz con Carla de @earlychildfood (el cual os recomiendo) y justo la propuesta de esta semana es la elaboración de un pre-libro con nuestros peques. Teniendo en cuenta que estamos aprendiendo esta semana sobre la vida y obra de la gran Gloria Fuertes, me pareció una idea inmejorable, utilizar las piedras para recrear el poema de Gloria: «El gato Garabato».

Aquí tenéis el resultado.

CONTAR HISTORIAS A PARTIR DE PIEDRAS tiene muchos BENEFICIOS. Entre ellos:

  • Es una forma de acercar la naturaleza a nuestra hogar y de usar elementos naturales para jugar y disfrutar (sabéis que es una de mis debilidades).
  • Potencian la oralidad, la escucha y la concentración. No hay imágenes que seguir, como en un libro, hay que crearlas en la mente, lo cual es un ejercicio fantástico para desarrollar la imaginación.
  • Cuando es el niño el que explica la historia mejora el desarrollo del lenguaje.
  • Si las hacéis vosotros mismos, favorecen la creatividad (la forma más sencilla de pintarlas es con rotuladores permanentes).

FORMAS DE USAR LAS PIEDRAS DE CONTAR HISTORIAS

Estas piedras son un recurso abierto, no hay una sola manera de usarlas. Se pueden improvisar e inventar cuántas formas se quieran, hoy te traigo 8 de ellas. Según si hay uno o varios niños, su edad, etc. será mejor una opción u otra, ¡eso ya lo dejo a vuestra elección!

1) El niño o la niña improvisa con la bolsa de piedras. Cuando son nuevas lo mejor es dejarles la bolsa y ver cómo las usan. Es la forma más sencilla pero también la más interesante para empezar. ¿Qué harán con ellas? Seguramente mirarán los dibujos primero, les dará tiempo de asimilar qué es cada uno y qué puede representar.

Una vez familiarizados con ellas es muy probable que se expliquen historias a sí mismos y que inventen múltiples juegos con ellas.

2) El narrador explica la historia según el orden en que van saliendo las piedras. Con todas las piedras dentro de una bolsa, el niño o la niña va sacando las piedras de una en una y el narrador (mamá, papá, la maestra…) va trazando una historia, que va girando y recorriendo nuevos caminos en función de las piedras que salen al azar.

3) El niño ordena las piedras de una forma predeterminada antes de empezar y el narrador va a seguir ese orden, que ya conoce de entrada, para trazar la historia. En esta forma hay menos improvisación, porqué conocemos de antemano el orden, pero ello nos da la oportunidad de tejer una historia más trabajada.

4) El niño narra la historia. Según la edad que tenga el peque, será él quién explique la historia, en función de las piedras que el adulto, otro niño o él mismo vaya sacando de la bolsita cerrada. Esta es la mejor opción para trabajar la propia imaginación del niño y potenciar la oralidad y el desarrollo del lenguaje.

5) El niño da pistas relacionadas con cada piedra que sale de la bolsa. Es decir, habrá un narrador pero el niño da una pista vinculada con la piedra que saca. Es una forma de tejer la historia entre el adulto y el niño. Esta versión me gusta especialmente porqué da la oportunidad al peque de dirigir un poco la historia hacia sus inquietudes o gustos personales, aunque no sea quién esté narrando el cuento.

6) Esconder las piedras de contar historias por el comedor de casa, el jardín, el bosque o dónde estemos. La historia se va trazando a medida que aparecen las piedras. Lo bueno es que como se busca cada piedra, una a una, hay intervalos de tiempo para que el narrador prepare mejor el siguiente paso. Esta es una opción más interactiva y más movida pero, evidentemente, los niños van a estar menos concentrados en la historia y más emocionados buscando piedras. Creo también está bien, ¿hay momentos para todo, no?

7) Todas las piedras están boca abajo. El narrador empieza a trazar una historia y… ostras, cada vez que no sabe como sigue… el peque le da la vuelta a una piedra y… la imagen ayuda a seguir la historia. Pero este narrador está hoy muy despistado… y va necesitando que de vez en cuando el niño gire alguna piedra para ofrecerle inspiración.

8) Usar las piedras de contar historias con un grupo de niños. Cuando estamos con un grupo de varios niños podemos añadir nuevas formas. Por ejemplo, cada niño coge de entrada 2 o 3 piedras de la bolsa. Uno empieza contando la historia en relación a una de las piedras que ha sacado, después le toca el turno al de su lado, al otro, etc. Cuando ya se ha dado toda una vuelta, se empieza otra ronda con la segunda de las piedras que se sacaron.

Espero haberos animado a que hagáis vuestras propias “piedras de contar historias”. Serán un regalo muy especial para vuestros peques, estoy segura.

¡Que disfrutéis contando mágicas historias!

Anterior

Por qué comprar en Aliexpress, o no.

Siguiente

Materiales y transparencias DIY para la mesa de luz(PARTE 2)

1 Comentario

  1. Lorena Grande Díaz

    Me encantaaaaaaaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: