Bueno chic@s, después de algún tiempo sin escribir ningún post,  lo prometido es deuda. Os dije que este fin de semana subiría un post sobre los materiales y actividades que hemos hecho hasta ahora con la mesa de luz.

La verdad es que podría ser un post interminable porque desde que la hemos hecho no hemos parado de inventar, experimentar y jugar con ella. Pero intentaré hacer una selección de las que “quizás” más os han gustado de las que subí a mi página de IG.

Habéis sido muchas las que me habéis preguntado a cerca de la mesa de luz y muchas tenías dudas respecto a los materiales o actividades para llevar a cabo con ella. Dudabais sobre si os merecería la pena o no hacerla o comprarla si luego no conseguíais sacarle partido con vuestros peques.

Pues como todo elemento de juego, hay que estimularlo, darle vueltas, pensarlo. Cualquier actividad, por muy sencilla que os parezca ( o incluso que os parezca una tontería), con la mesa de luz cobra vida. Son muchas la actividades dejan de tener interés  para  nuestros peques. Adaptándolas y usándolas en la mesa de luz  les permite experimentar de forma sensorial haciendo sus propias creaciones artísticas o usándola para cualquier tipo de juego que él mismo invente… La luz les atrae de forma natural  y transforma los materiales, dándoles una nueva dimensión.

La mesa de luz es un recurso que pertenece al enfoque educativo Reggio Emilia, una pedagogía reconocida a nivel mundial que ve al niño como protagonista y con la capacidad de crear su propio aprendizaje movido por su curiosidad, motivación e imaginación.

Una de estas motivaciones es la mesa de luz y los materiales usados en ella. La superficie luminosa mantiene a los peques con un alto nivel de concentración y les invita a experimentar con ella. De esta forma, con su propia manipulación de los recursos ofrecidos, construyen su propio aprendizaje.

A veces no nos paramos a pensar en la cantidad de elementos de nuestra vida diaria que podemos usar con ella, sin necesidad de dejarnos el sueldo en comprando materiales para ella. Es cierto que hay elementos de juego a la venta que son una auténtica pasada y dan mucho juego a la hora de usarlos con la mesa de luz. En el próximo post también os voy a mostrar los que nosotros elegimos.

Pero sobre todo me voy a centrar en esos elementos y actividades que podemos desarrollar nosotr@s mismos en casa. Y para ello no necesitamos ser un@s manitas. Yo no lo soy… pero le pongo tanta ilusión y tantas ganas que… oye… no me han quedado tan mal!

A la hora de presentaros los materiales, voy a dividirlos en tres grupos:

  1. Materiales DIY
  2. Actividades sensoriales
  3. Elementos de juego

1. MATERIALES DIY

En este apartado os voy a sugerir algunas actividades muy sencillas de hacer que podéis llevar a cabo con vuestr@s peques.

Cuento: “El monstruo de colores” de Anna Llenas

Las láminas de acetato las conseguí en formato A3 en una tienda china de mi ciudad. He buscado por internet y la verdad es que no son nada fáciles de encontrar. Si tenéis suerte, igual en alguna papelería también las encontráis.

Lo que hice fue marcar con un rotulador negro permanente las imágenes de los monstruos, la niña y los botes. Cada uno en su color. Como no encontré láminas de acetato de color rosa y negro, decidí dibujarlos sobre acetato transparente y colorearlos con rotuladores permanentes. Un vez hecho, me gustó más cómo quedaba de este modo, que dibujados y recortados sobre el acetato de color. Con rotuladores da la impresión de que fue pintado tal y como aparece en el propio libro.

Y os preguntaréis… ¿de dónde he sacado los dibujos para imprimir? Pues, aunque soy manitas… no lo soy tanto así que me puse a buscar por internet y voilá… las encontré en esta página maravillosa donde podéis encontrar muchos más materiales DIY para la mesa de luz.

Una vez hecho todo, podéis usarlo para contar el cuento a vuestros peques… ya veréis cómo les encanta esta modalidad!!

A la hora de rellenar los botes de las emociones hemos usado los círculos translúcidos de colores.pero podéis dibujar y recortar círculos en la propias láminas de acetato o usar cualquier otro material que se os ocurra.

Números de colores del 1 al 5

Para hacer los números hicimos exactamente igual. Descargamos las plantillas de la página de Mumuchu ( tenéis el pdf descargable al fondo de la página).

El objetivo de esta actividad es que vayan identificándose con los números y con su trazo, colocando para ello, los círculos de colores que usamos en la actividad anterior.

Hojas de otoño

Para esta actividad, simplemente buscamos en internet diferentes hojas y frutos otoñales.

Nosotras utilizamos los imprimibles que podéis encontrar en este blog

Los calcamos sobre las láminas de acetato de colores  y las recortamos. Después, dibujamos el tronco de un árbol con sus ramas sobre un trozo de papel ( nosotros solemos utilizar el rollo de papel de Ikea y lo vamos cortando a medida)

Una vez recortadas las hojas, las colocamos sobre la mesa de luz. El solo echo de observarlas a través de la luz es fantástico pero podéis llevar a cabo otras actividades como:

  • Contar las hojas
  • Clasificarlas libremente
  • Agruparlas por colores, formas y/ o tamaños

Posteriormente podéis pasar a la siguiente parte: colocarlas sobre las ramas del árbol para crear un ambiente otoñal muy luminoso.

 

Círculos translúcidos e imprimibles del otoño

Otra de las actividades que hemos llevado a cabo con la mesa de luz, ha sido esta. Los círculos translúcidos de colores dan mucho juego a la hora de usarlos con la mesa de luz y en esta ocasión los hemos utilizado para rellenar dibujos relacionados con el otoño: bellota, maíz, calabaza, búho, hojas, paraguas…

Todos estos dibujos los podéis imprimir aquí


El tangram

Otro de los juegos que hemos llevado a cabo con la mesa de luz y aprovechando los trocitos que nos quedaban de las láminas de acetato es el tangram.

El TANGRAM o juego de formas chino es un juego individual que estimula la creatividad. Con él se pueden construir infinidad de figuras. En chino recibe el nombre de tabla de la sabiduría o tabla de los siete elementos. Como su nombre indica consta de siete figuras: un cuadrado, un paralelogramo y cinco triángulos (dos grandes, dos pequeños y uno mediano). Es pues un puzzle. Sus reglas son muy simples; con dichos elementos, ni uno más ni uno menos, se deben construir figuras, tales como figuras geométricas, animales, puentes, casas, torres, etc… incluso números y letras del abecedario.
Debido a su estructura simple, fácil de manejar y fácil de entender, ya está muy extendido en el mundo, con el fin de desarrollar facultades relacionadas con la inteligencia en los niños.

Para realizarlo, usamos los imprimibles que podéis encontrar aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A parte del Tangram, también tiene infinidad de figuras que podemos realizar con él. Entrad en su web! Es una pasada!

Pero… ¿Cuáles son sus beneficios?

  • Desarrolla la profundidad. Es útil para el desarrollo de la habilidad de distinguir entre la figura y el fondo, la distancia entre objetos y la profundidad. Es, por tanto, un buen “entrenador” de esta habilidad visual.
  • Estimula la memoria. Al niño se le puede pedir que observe durante un tiempo el modelo y lo reproduzca de manera exacta, lo que estimula la memoria visual, una habilidad importante en los procesos de lectura y escritura.
  •  Potencia el desarrollo de las nociones espaciales, los conceptos de arriba, abajo, derecha e izquierda, que son nociones básicas del espacio. Al colocar las figuras, el niño va asimilando estas nociones, y aún más si se le verbalizan los conceptos cuando le sugerimos dónde debe colocar cada pieza.
  •  Mejora la percepción, que entendemos como la capacidad de interpretar y comprender los estímulos que recibimos a través de los sentidos. El juego permite que el niño observe piezas y modelos y desarrolle su capacidad de interpretar al ubicar las figuras.
  • Mejora la atención y la concentración. Podemos empezar por figures sencillas e ir aumentando la dificultad, lo que permite que el niño centre su atención en el juego.
  • Potencia la coordinación visomotora: al jugar se trabaja la precisión en los movimientos simultáneos de ojos, manos y dedos, que son necesarios para otras actividades, entre las cuales la escritura.
  •  Desarrolla la creatividad. El juego puede replicar modelos ya existentes, pero con el tiempo permite crear figuras nuevas, partiendo desde cero, lo que permite también el desarrollo de la abstracción.

En definitiva, este juego clásico, permite fomentar el desarrollo de habilidades para el aprendizaje de forma lúdica, fácil y económica.

Seguro que me quedan muchas actividades en el tintero, pero quizás estas son las que más os han gustado y por las que más me habéis preguntado.

Intentaré subir próximamente los siguientes post sobre la mesa de luz donde hablaré y os mostraré actividades sensoriales que podéis llevar a cabo y materiales y elementos de juego para la mesa de luz y dónde los podéis encontrar.

Ahora me voy a seguir disfrutando de mi domingo de manta y sofá!!!!

Muchos biquiños a tod@s!