Bueno bueno bueno, qué actividad más sencilla y a la vez vistosa y divertida os subo hoy al blog.

¿Alguna vez habéis imaginado recrear una serpiente y además de colores con espuma? Yo me quedé asombrada cuando la descubrí.

La serpiente de espuma es una actividad sencilla y divertida para realizar con los niños y niñas, y además, fomenta el soplo e incita al movimiento

¿Qué necesitamos?

Solo necesitamos una botella (en nuestro caso como Luca tiene 2 añitos, utilizamos una de sus botellas pequeñas de agua) un calcetín, una goma y colorante alimenticio si se desea que tenga color.

Para la elaboración solo necesitamos cortar el culo de la botella, después, tapar el agujero con el calcetín y asegurarla con una goma.

Para realizar las burbujas, en un recipiente colocamos jabón mezclado con agua, remojamos la botella por el lado del calcetín  y soplamos por el cuello de la botella para hacer divertidas burbujas de serpiente.

Si quieres darle un toque más vistoso puedes añadir colorante alimenticio al recipiente para hacer serpientes coloridas.

Si podéis, sería recomendable realizar la actividad al aire libre para que se expresen los niños/as libremente y para que no quede el suelo pringoso (hablo desde la experiencia)

Tenéis que tener mucho cuidado a la hora de realizar esta actividad, por si acaso vuestr@ peque aspira en lugar de soplar. Si esto ocurre, la espuma acabará en su boca y no olvidemos que es jabón! Por eso, máxima precaución!

Al ser Luca tan pequeño, aún no tiene la suficiente fuerza para soplar y que salga una serpiente larga, pero lo hizo estupendamente y se lo pasó pipa!!!

Disfrutad mucho de esta actividad con vuestros peques!! Bicos e apertas!