Hoy os traigo una actividad sensorial de lo más sencilla y a la vez de lo más enriquecedora. Ha sido una de las que más ha disfrutado Luca. Se trata de la bandeja sensorial de espuma de colores.

¿Qué materiales necesitamos?

  • Jabón de lavavajillas
  • Agua
  • Colorante o pintura de colores ( nosotros usamos pintura acrílica fluorescente)
  • Una batidora de barillas
  • Un recipiente para mezclar la espuma y la pintura
  • Una bandeja sensorial

¿Cómo lo hemos hecho?

El primer paso es echar unas gotas de jabón en un recipiente hondo con un poco de agua. Nosotros lo hicimos un poco a ojo. En función de la cantidad de espuma que queráis hacer echaréis más o menos jabón. Una vez echéis las cantidades batís con una batidora de barillas hasta que consigáis una espuma compacta.

Una vez hecha la espuma la echamos en diferentes recipientes y añadimos una pequeña cantidad de pintura. Mezclamos otra vez con la batidora de barillas y colocamos en la bandeja sensorial.

Es importante que este paso lo hagáis lo más rápido posible puesto que la espuma va a ir perdiendo volumen y se van a mezclar los colores.

Por eso, una vez que decidáis llevar a cabo esta actividad ya sabéis: PREPARAR Y HACER!

Como veis en las fotos, la mesa de luz es IMPORTANTÍSIMA a la hora de llevar a cabo esta actividad. Como hemos usado pintura acrílica fluorescente, si ponemos la bandeja con la espuma sobre la mesa de luz se apreciará una diferencia abismal con respeto a la bandeja inicial.

Animaos a intentarlo! Si aún no disponéis de una mesa de luz os animo a que leáis el post en este blog donde os explico como hemos hecho la nuestra con una mesa LATT de Ikea.

Biquiños e apertas!!