Milucalocura

Juega, aprende y viaja con Luca

Cama Montessori

La educación Montessori se caracteriza por promover la autonomía e independencia del niño, de manera que este desempeñe un papel activo en su aprendizaje y pueda descubrir el mundo con libertad. Para lograrlo, es necesario adaptar muchos de los objetos cotidianos a su nivel de desarrollo, uno de ellos es la cama.

Normalmente los padres no le prestan mucha atención a la elección de la cama, más allá de las cuestiones relacionadas con la seguridad. Sin embargo, la cama debe garantizar un sueño profundo, básico para el crecimiento y el bienestar de los niños, además de brindarle cierta libertad de movimiento, acorde a su etapa del desarrollo.

Los beneficios de las camas Montessori

Cada pequeño es diferente, por lo que es importante encontrar la cama que se adapte a su personalidad y necesidades. Las camas inspiradas en los principios de la educación Montessori son más bajas, por lo que el colchón prácticamente se coloca al nivel del suelo. Sus beneficios son múltiples, en comparación con las camas de diseño convencional.

  • Estimulan la autonomía e independencia.Estas camas no solo están adaptadas al tamaño de los niños sino también a su nivel de desarrollo. Permiten que el niño adquiera una mayor autonomía desde una edad temprana, facilitándole que descubra su entorno, ya que puede subir y bajar cuando lo desee. Además, el hecho de poder acostarse cuando tenga sueño facilita la toma de decisiones autónomas.
  • Son seguras.Dado que las camas Montessori se encuentran prácticamente al nivel del suelo, no existe la posibilidad de que el pequeño se caiga y lastime. Además, al eliminar los típicos barrotes de las cunas, también desaparece el riesgo de que el bebé se quede atrapado entre ellos.
  • Fomentan el aprendizaje.Las cunas infantiles limitan la libertad de movimiento de los bebés, quienes deben quedarse en ellas hasta que lleguen los padres a sacarlos. La experiencia de estar “encerrados” no suele ser muy agradable para algunos pequeños. Las camas Montessori, al contrario, les brindan la libertad de moverse por la habitación y descubrir su entorno, sin la ayuda de los adultos, de manera que fomentan el aprendizaje autónomo.

La cama de Luca

Existen gran variedad de camas Montessori en el mercado y muchas marcas que trabajan con ellas. Pero como sabéis que si puedo hacerlo en casa prefiero no comprarlo pues nos pusimos manos a la obra.

En nuestro caso, la camita inicial de Luca es la cama SNIGLAR de Ikea (39 €)

Nos decidimos por esta cama por varias razones:

1. Motivo económico: No me digáis que una cama por 39 € no está la mar de bien.
2. EL diseño: está hecha con madera maciza de Haya, y a mi todo lo que sea madera natural me chifla.
3. El tamaño: esta cama es más estrecha que otras camas Montessori que he visto en Internet. Mide 70 cm de ancho por 160 de largo. De modo que así ganamos espacio en el cuarto de Luca para la zona de vestir y juegos.
4. La barrera: aunque parezca una tontería el hecho de tener una pequeña barrera me dejaba más tranquila. Luca comenzó a dormir en esta cama con 12 meses y aunque de la base del somier es mínima, se movía (y se mueve) tanto en la cama que se caía con facilidad. Así que la barrera ayuda mucho en este aspecto. Se la puedes quitar con facilidad en el momento que consideres que ya no necesita tenerla.

Tanto el colchón como el somier también los cogimos en Ikea.

  • Somier de láminas LURÖY (10 €)
  • Colchón de espuma UNDERLIG (39,99 €)

¿Cómo la convertimos en una cama Montessori?

Inicialmente esta cama no es una cama Montessori, por una sencilla razón, porque es una cama alta con patas.

Lo único que hicimos fue cortarle las cuatro patas a la altura de la base de la cama donde colocamos el somier.

Y os preguntaréis…

Si le cortas las patas…¿ya no podrás usarla cuando Luca crezca?

Pues evidentemente NO. Hay que ir adaptando el ambiente en función de la edad y desarrollo del niño. Las camas Montessori están recomendadas hasta los 6 años que es cuando finaliza la segunda etapa del desarrollo del niño. Así que será a partir de esa edad cuando le cambiaremos la cama por otra más elevada.

 

Con respecto a los protectores que veis en las imágenes, los conseguí en aliexpress y como podéis ver los coloqué tanto en la barrera de la cama, como en la base y en el cabecero (toda precaución es poca). Son super esponjosos y podéis encontrarlos de muchos colores. En nuestro caso como me encanta el verde mint pues no iba a ser menos con los protectores.

Animaos a hacerla! Es muy fácil y económica!!

 

 

 

Anterior

Mesa de luz

Siguiente

La granja

1 Comentario

  1. katy

    Me has convencido..estábamos mirando esta cama para nuestro peque. Y ademas justo tb tengo la habitación con verde mint. Todas las camas que veía , se me iban de precio, teniendo en cuenta que no será su cama definitiva. Así que me parece una buena opción bonita y económica.

    Gracias por tu post.
    katy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: